EUROPA – La Obligación de indicar el país de origen sobre los productos “Italian sounding”

reg.Ue 1169

“Quizá no todos sepan que” – o no se han dado cuenta que – el reglamento “Food Information to Consumers(1) introdujo una primera e importante novedad, por cuanto se refiere a la indicación del origen de los productos alimenticios, con importantes consecuencias en la obligación de indicar el país en el que tuvo lugar la transformación sustancial, cuando ésta no coincida con el lugar de procedencia del alimento, también según la marca utilizada.

Profundicemos el argumento:

El reglamento UE 1169/2011 – en la confirmación del carácter facultativo general de la indicación del país de origen de los productos (2), dispone que “La indicación del país de origen o del lugar de procedencia es obligatoria: (a) en el caso en que la omisión de tal indicación pueda inducir al consumidor a un error en relación al país de origen o al lugar de procedencia reales del alimento, especialmente si la información que acompaña a los alimentos o aquella que se encuentra en la etiqueta puede hacer creer que un alimento pertenece a un país de origen o un lugar de procedencia distinto(Artículo 26, País de origen o lugar de procedencia, párrafo 2).

La eurodiputada Elisabetta Gardini, en su interrogación escrita 2.2.2015 – además de solicitar la confirmación de la legitimidad del proyecto, en su momento anunciado por el Ministro Maurizio Martina, de restablecer en la etiqueta en Italia la obligación de citar la sede del establecimiento de producción (3) – ha solicitado a la Comisión Europea  aclarar la subsistencia del deber de indicar el país de origen o el lugar de procedencia del alimento, cada vez que su omisión pueda inducir a un error al consumidor sobre su origen real. Y tuvo una atención especial en las noticias que acompañan la comercialización del producto incluyendo la marca comercial utilizada.

El Comisario Vytenis Andriukaitis, en su respuesta del 27.2.15, aclaró la obligación de indicar el origen del producto cuando su omisión pueda inducir a un error a los consumidores a causa de las modalidades de presentación de los productos, también en relación a las marcas utilizadas (de acuerdo con el Artículo 26.2.a). Esto quiere decir que en todos los casos en que un alimento sea comercializado y promovido con una marca italiana, aún si fue realizado en un territorio distinto, debe especificarse en la etiqueta el país de la última transformación sustancial del producto.

cibo made in italy2

De aquí deriva la obligación de especificar en la etiqueta el país de origen del alimento cada vez que el producto se presente como “Made in Italy” – también cuando se trata de una marca que los consumidores asocian a Italia – no obstante haya sido realizado en otro lugar (“Italian sounding”). El consumActor (http://www.greatitalianfoodtrade.it/news-food-times/editoriale-expo-2015-milano-e-il-ruolo-cruciale-dei-consumattori) tiene por lo tanto el derecho sagrado de saber, por ejemplo, que una pizza congelada marca Buitoni se realiza en Alemania, y que algunos helados Algida (http://www.greatitalianfoodtrade.it/news-food-times/algida-dopo-70-anni-lo-storico-marchio-italiano-inizia-le-vacanze) se realizan en países distintos de Italia.

Las autoridades de control, como las asociaciones de los consumidores, tienen por lo tanto el derecho y el deber de exigir, en todos los casos en que un alimento comercializado con una marca italiana no haya sido producido realmente en Italia, la citación obligatoria del país de origen en la etiqueta. Ya sea en la espera que el gobierno italiano cumpla con sus obligaciones – de adecuar la normativa nacional en ámbito del etiquetado a la nueva normativa europea, y de definir las sanciones por la violación de ésta última – en relación a las empresas con marca italiana que hayan deslocalizado la producción se les recomienda actualmente incluir en la etiqueta el país de la última transformación de los alimentos.

Dario Dongo



1 Reglamento UE 1169/11.
2 En conformidad con el Reglamento UE 450/08 (Código Aduanero Comunitario, Artículo 60.2), “Las mercancías cuyas producciones pertenecen a dos o más países o territorios son consideradas originarias del país o territorio en el que se ha llevado a cabo la última transformación o elaboración sustancial y económicamente justificada, realizada al interno de una empresa equipada con ese objetivo, que se haya concluido con la fabricación de un producto nuevo o haya representado una fase importante del proceso de fabricación.”
3 N.B.: la obligación de citar en la etiqueta el establecimiento de producción y/o de envasado de productos alimenticios realizados y vendidos en Italia, ya había sido prevista por el Decreto Legislativo 109/1992, y en sus momento aceptada por la Comisión, en base a exigencias compartidas por cuanto se refiere a la tutela de la salud pública. Sobre el tema, se hace referencia a la petición lanzada por Great Italian Food Trade, en: http://www.greatitalianfoodtrade.es/etiquetado-de-alimentos/etiquetas-transparentes

 

Se han cerrado los comentarios