GESTIÓN DE CRISIS

GESTIÓN DE CRISIS

El antiguo proverbio “mejor prevenir que curar” está lleno de casos de estudio, con resultados variables,  en el frente de la crisis management. Los numerosos case-study sobre la gestión de crisis convergen en un único núcleo crucial que viene representado precisamente por la capacidad de prever una situación cuando es posible y, en cualquier caso, actuar en modo adecuado y oportuno.  Gracias a un conocimiento actualizado sobre lo que sucede o está por suceder, y a la predisposición de instrumentos idóneos, recursos y procedimientos por la proacción. Por esta razón, FARE trabaja en distintas vertientes.

Es necesario sobre todo monitorear todos los “rumores” destinados potencialmente a transformarse en crisis de seguridad, o como quiera que sea a provocar un impacto en los Clientes, en los territorios y en los mercados, así como en la confianza. Analizar y profundizar las situaciones de alerta comunitaria, posiblemente antes de que alcancen el dominio público. Evaluar oportunamente los distintos riesgos, directos e indirectos.

En una emergencia, es útil poder confiar con un apoyo externo para el análisis de riesgos y la gestión de crisis en distintos niveles técnicos, legales y regulatorios, de relación y de comunicación. Para interactuar de la mejor manera con las instituciones, las comunidades científicas, los consumidores y los stakeholders, así como con los medios de comunicación.

Pero sobre todo, para volver al antiguo proverbio, es esencial estar listos. Gracias al desarrollo de procedimientos idóneos de gestión de crisis, que deben compartirse, experimentarse y actualizarse periódicamente, con la esperanza de no tenerlas que vivir jamás en vivo.  Dichos procedimientos deben, en cualquier caso, ser capaces de coordinar las competencias administrativas, legales y técnicas, de public affairs y de comunicación, indispensables para mitigar los riesgos.

Se han cerrado los comentarios