EUROPA – El origen de la leche, de las carnes equinas y de la carne de caza

mucca-e-tracciabilita

El 20 de mayo de 2015 la Comisión Europea, como se mencionó, registró un informe sobre el origen de las materias primas de los alimentos mono-ingrediente, de aquellos con un ingrediente principal (>50%) y de los alimentos sin transformar. Pero también un informe sobre la procedencia de la leche, de la leche utilizada como ingrediente de productos lácteos y de distintos tipos de carnes de las especies: bovina, porcina, ovina, caprina y de las carnes de aves de corral. Una vez más, nada nuevo en el frente occidental.

 En Italia ya desde hace diez años está en vigor la obligación (1) de indicar la zona donde se ordeña o el establo de procedencia de la leche fresca. Esto no ha ocasionado molestias particulares a la cadena productiva, ni ha comportado un incremento en los costos o en los precios en el consumo. Y, es más, por desgracia este intento de valorizar la leche de nuestra península ha resultado tener poca importancia respecto a los graves daños causados a los criaderos italianos por la reforma de la PAC (2), impróvida y desconsiderada para dicha cadena.

latte

El informe de Bruselas consideró además un ámbito más amplio, el origen de la leche – fresco y UHT – al igual que aquella utilizada como ingrediente de productos lácteos. Una perspectiva de gran trascendencia para todos los productos lácteos cuya cadena de suministro no esté ya controlada en el ámbito de las disciplinarias de las numerosas DOP (p. ej., Parmigiano Reggiano, Grana Padano, y tantos otros tipos de queso típicos). De gran importancia para los consumidores para distinguir, por ejemplo, la mozzarella auténtica respecto a aquella realizada con cuajada congelada del Norte y Este de Europa. 

El mismo informe considera también la posibilidad de ampliar la indicación obligatoria de origen a las carnes de las especies en Europa que todavía no la tienen (3), es decir equinas, conejos y liebres, avestruces y codornices, así como carne de caza. Una posibilidad de gran importancia después del escándalo paneuropeo de las carnes equinas – también de carrera  – encontradas a través del análisis del DNA en una amplia serie de productos y platos preparados en cada parte de Europa, poco después de la publicación del FIR, “Food Information Regulation”(4).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero ni siquiera la experiencia de las “lasañas al galope” y del “corcel en la salsa boloñesa” fueron suficientes para movilizar la pasividad de la Comisión que – después del ritual estudio de factibilidad, sobre las varias opciones disponibles para el etiquetado de origen obligatorio de los alimentos citados – propuso una vez más mantener el “status quo”. Conforme a los informes anteriores, Bruselas repitió el juego habitual. Visto el interés de los consumidores de recibir mayor información sobre la procedencia de la comida que se les ofrece, se estimaron los gravámenes potenciales y los costos adicionales a cargo de las empresas y de las autoridades públicas.

Sin ni siquiera mencionar las ventajas en términos de mayor garantía de la inocuidad alimentaria, que se asocia a medidas y controles más estrictos sobre la trazabilidad de las mercancías, el Ejecutivo comunitario concluyó, por lo tanto, que “no vale la pena”. Los precios de consumo aumentarían en medida superior a la propensión del consumidor, correspondiendo a pagar un sobreprecio para obtener más información. La Comisión sugiere mantener un enfoque voluntarista. Será una coincidencia, o quizá no, pero en estos días el Congreso de Estados Unidos votó por la cancelación de la obligación de indicar el origen de las carnes (5).

(Dario Dongo)



1 cf. Decreto Ministerial 27 de mayo de 2004, Decreto Ministerial 14 de enero de 2005.
2 Política Agrícola Común.
3 Las prescripciones apropiadas se han establecido ya sea para las carnes bovinas (Reglamento CE 1760/2000, 1825/2000), ya sea para las ovinas y caprinas, de cerdo y volatería (Reglamento UE 1337/2013).
4 Reglamento UE 1169/11.
5http://apnews.myway.com/article/20150611/us-congress-meat-labeling-11265046c4.html

 

Se han cerrado los comentarios